Las 6 primeras casas del Nuevo Mundo

Descubre la historia de la calle de Las Damas con el museo del cacao

Entre la Fortaleza y las casas señoriales de Las Damas, podrás seguir los pasos de María de Toledo y su corte de damas. Los paseos diarios de la mujer de Diego de Colón terminaron dándole nombre a la primera calle asfaltada del Nuevo Mundo, donde se encuentra nuestro museo del cacao.

Aunque Santo Domingo se fundó oficialmente el 5 de agosto de 1496 en la orilla este del río Ozama, Nicolás de Ovando la trasladó en 1502 a su ubicación actual. Piedra a piedra se fue construyendo la Ciudad Colonial, con Las Damas y sus emblemáticos edificios a la cabeza. ¡Descubre con nosotros cuáles fueron las primeras casas de piedra de América!

 

1. La Fortaleza Ozama

Fortaleza Ozama, cerca del museo del cacao Kah Kow Experience
Fortaleza Ozama

“El destino del continente americano se jugó en esta fortaleza”, afirma la historiadora María Teresa de Catrain. Para empezar, esta fue la primera construcción de los españoles en 1502. Además, aquí se recibían —para proteger y multiplicar— las plantas y animales europeos que los barcos de los conquistadores llevarían hacia otras tierras. Especialmente relevante es la lista de quienes pasaron por la Fortaleza: Diego Velázquez; Ponce de León, quien partió de aquí a Cuba, Puerto Rico y Florida; Hernán Cortés, que zarpó a Cuba y México; Alonso de Ojeda, a Venezuela; y Núñez de Balboa, a Panamá.

 

2. Casa de Nicolás de Ovando

Iniciada también en 1502, lo que actualmente es el hotel Hodelpa Nicolás de Ovando fue el primer complejo habitacional de América. Este fue el hogar del gobernador Nicolás de Ovando. Por su gran tamaño, parece que abarcaba tres casas. Así que Ovando rentaba las habitaciones a otros conquistadores, como Núñez de Balboa, Ojeda y Ponce de León.

Nicolas de Ovando, cerca del museo del cacao Kah Kow Experience
Fachada del hotel Nicolás de Ovando

 

3. Casa de Hernán Cortés

Casa Hernán Cortés, cerca del museo del cacao Kah Kow Experiencie
Detalle de la Embajada de Francia

En el número 42 de la calle de Las Damas, hoy la Embajada de Francia, vivió Hernán Cortés. Según parece, aquí planeó la conquista de México y el imperio azteca. Años después, la adquirió el cronista de Indias Gonzalo Fernández de Oviedo, quien a través de sus textos descubrió los misterios del Nuevo Mundo a los europeos, como el tabaco, las piñas o el juego del bate (parecido a la pelota) que practicaban los indígenas.

 

4. Casa de Bastidas

Casa Bastidas, cerca del museo del cacao Kah Kow Experience tour
Entrada del Museo del Trampolín

También construida en la primera década de 1500, esta casa perteneció al conquistador Rodrigo de Bastidas. Él fue quien descubrió a los españoles las costas de las actuales Panamá y Colombia. En esta última, fundó la ciudad de Santa Marta. Situada justo al frente de nuestro museo del cacao, ahora acoge el Museo Trampolín.

 

5. Casa de Diego del Río

En primer lugar, esta iba a ser la residencia del primer obispo de Santo Domingo. Sin embargo, su primer inquilino nunca llegó a la isla porque falleció en España en 1515, pero sabemos que su segundo propietario fue el canónigo Diego del Río, tesorero de la Catedral que desembarcó en 1517. Actualmente, es la sede de nuestro Kah Kow Experience.

El museo del cacao Kah Kow Experience
Kah Kow Experience, el museo del cacao en Santo Domingo

 

6. Real Audiencia

Real Audiencia, cerca del museo del cacao Kah Kow Experience
El Museo de las Casas Reales

Lo que hoy es el Museo de las Casas Reales, comenzó a construirse en 1511 por orden de Fernando el Católico para ser el primer tribunal de América. Entonces, aquí el oidor del rey escuchaba los casos que le planteaban los habitantes de Santo Domingo desde una ventana especial y decidía cuáles ameritaban un juicio en el interior. Acércate y verás que esa ventana todavía se conserva sobre la puerta principal.

 

¿A qué esperas? El Sendero del Cacao llegó a la Ciudad Colonial con Kah Kow Experience, ven a conocer nuestro museo del cacao. ¡Reserva ya tu tour!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *